CARRETERAS LOCALES

Kms. Carreteras en España
Kms. Red de Carreteras del Estado
Kms. Red de Carreteras CCAA y Diputaciones Forales
Kms. Red de Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells

¿Qué entendemos por red local?


Se puede definir la red local de carreteras como aquélla que permite el acceso a todos los núcleos de población de un territorio, garantizando la accesibilidad, así como la conexión entre carreteras de nivel superior, complementando el sistema viario con las redes del Estado y de la Comunidad Autónoma (o de una jerarquía superior, en el caso de que no exista red del Estado y de la Comunidad Autónoma); asimismo, son carreteras que sirven de soporte a la explotación de los recursos naturales y acceso a lugares de interés turístico, histórico, cultural o general no cubiertos por redes viarias de categoría superior.

Bajo la definición de carretera local se engloban las vías de titularidad de las Diputaciones Provinciales, así como parte de la red que gestionan los Cabildos y Consells y las redes de menor jerarquía de Diputaciones Forales y comunidades autónomas uniprovinciales, por su similitud a la red provincial en otros territorios. Asimismo, se considera que una parte de la red de titularidad autonómica presenta características similares a la de la red local de carreteras.

No se incluyen las vías de titularidad municipal, si bien las Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells, así como las Diputaciones Forales y comunidades autónomas uniprovinciales, trabajan estrechamente con los Ayuntamientos en la gestión de estas redes.

La red de carreteras locales debe permitir la movilidad de personas y mercancías con las condiciones de seguridad y eficiencia necesarias contribuyendo así al desarrollo del territorio, el impulso del turismo sostenible, la igualdad de derechos y oportunidades, el fomento del emprendimiento, el refuerzo de los servicios público, el impulso a la descentralización, bienestar social y economía de los ciudadanos y la promoción de la cultura.

Características de las carreteras locales


Las carreteras locales son esencialmente multifuncionales; han pasado de ser vías por las que únicamente discurren vehículos a motor, a constituir espacios en los que confluyen diferentes usos ciudadanos: peatones, ciclistas, transporte público, puntos de interés turístico, etc. Estas vías además de permitir una circulación segura, cómoda y eficiente, deben contribuir a alcanzar objetivos sociales y económicos.

Resulta prioritario destacar la importancia de la red local de carreteras en la lucha contra la despoblación, reto fundamental para un país como España, que, de hecho, la ha identificado como una de las diez políticas palanca del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. Una red de carreteras locales que permita la movilidad de personas y mercancías en las condiciones de seguridad y eficiencia necesarias contribuirá a alcanzar los objetivos de desarrollo e innovación en el territorio, impulso del turismo sostenible, igualdad de derechos y oportunidades, fomento del emprendimiento, refuerzo de los servicios públicos e impulso a la descentralización, bienestar social y economía de los cuidados o promoción de la cultura, que son algunas de las acciones claves incluidas en el mencionado Plan.

Entre las redes de carreteras, la local es la que tiene un mayor contacto con el territorio, vertebrándolo, conectando municipios, dando acceso a espacios de interés, etc. Se trata de una red muy amplia, dispersa y heterogénea, tanto en las características de sus carreteras como en el tráfico que soportan, estando sus particularidades estrechamente relacionadas con su nivel de seguridad.

Existe, además un componente de especial atractivo en la red local de carreteras, relacionado con el concepto de “la carretera como destino”. Las vías que discurren por los entornos rurales, por los espacios naturales, que conectan las pequeñas poblaciones, rutas paisajísticas, etc. tienen un interés turístico por sí mismo, que marca el uso que se hace de ellas. Son carreteras en las que, con frecuencia, el tiempo y la velocidad no son prioritarios, sino que se circula por ellas como parte de una experiencia de viaje. Sin embargo, se debe conjugar este uso con la necesidad de movilidad de pasajeros y mercancía, necesarios para garantizar la vida diaria en estos entornos. Esta disparidad de usos hace que las redes locales de carreteras presenten una complejidad en cuanto a su gestión de la seguridad, que requiere una especial atención desde la perspectiva de todos sus usuarios y, de manera muy especial, para los más vulnerables.

Datos de la red


La red de carreteras de España, a 31 de diciembre de 2020, tiene 165.577 kilómetros, con la siguiente distribución:

  • 26.479 km (Red de Carreteras del Estado, RCE) están administradas por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y recogen el 50,5% del tráfico total y un 16,6% de vehículos pesados.
  • 75.428 km que están gestionados por las Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales y soportan el 36% del tráfico.
  • 63.670 km por las Diputaciones Provinciales, Cabildos y Consells (que suponen el 13,5% del tráfico restante).

Además de este viario, los ayuntamientos tienen a su cargo (según la última medición realizada con carácter oficial, que data de 1998) 489.698 km de los cuales 361.517 km son interurbanos.

Finalmente, existen 11.355 km de viario dependiente de otros organismos. De esta gran cantidad de viario no existen mediciones de tráfico oficiales, pero su peso respecto al total es muy reducido (según estimaciones de la Dirección General de Carreteras no superarían en ningún caso el 10% del total del resto de la red).

Aunque en las carreteras de titularidad provincial ocurren el 18 % de los fallecidos que se registran en las redes interurbanas de carreteras en España (datos del año 2018), los índices de siniestralidad por tipo de red viaria ponen de manifiesto una elevada peligrosidad. En la siguiente tabla se hace referencia a los índices de siniestralidad por tipo de red viaria interurbana, con los últimos datos disponibles para comparar por titularidad (2018).

Los datos anteriores revelan que la peligrosidad de la red local de carreteras, en términos de accidentes con víctimas por 100 millones de vehículos-kilómetro, son muy superiores a los de la Red Autonómica y del Estado. En cuanto al índice de mortalidad, entendido como el ratio de fallecidos por 100 millones de vehículos-kilómetro, es significativamente superior al de la red del Estado y también superior al de la Red Autonómica.